La transiscón a la alimentación complementaria

Los bebés son un mundo de experiencias. Cada mes pasa algo difefente y hay que cambiar la rutina. Cuando al fin había logrado  establecer mi lactancia, ya era hora de empezar a dar comida sólida. Aunque era toda una ilusión ver la reacción de mi bebé al comer por primera vez, esta nueva ‘tarea’ me estresó un poco las primeras semanas… era más fácil sacarse la teta. En esta entrada les cuento un poco acerca de la transición a la alimentación complementaria.

 

El BLW
Después de mucho leer, yo me incliné por seguir la técnica BLW. Sus beneficios me cautivaron:
-Permite al bebé descubrir sabores, texturas, colores y olores por sí mismo.
-Fomenta la independencia.
-Descubrimiento precoz de sus gustos y disgustos.
-Ayuda a desarrollar y mejorar la coordinación y la masticación.
-Permite la integración del niño a la dieta familiar ya que se sienta con sus padres a la mesa y come lo mismo que ellos

Cuando mi bebé estuvo lista, no empezamos haciendo BLW forma exclusiva. Mi amiga y nana, le daba mucho miedo usar esa técnica. Así que mientras ella le majaba su comidita yo se la daba en trozos. Aunque pude haber empezado sirviendo la comida y esperado a que ella pudiera recogerla, yo comencé dándole los trocitos en su mano y al cabo de un mes, ella misma logró tomarla de la mesa. Ahora a sus 8 meses, más bien pelea conmigo si trato de alimentarla y está aprendiendo a usar la cuchara. En el link les muestro la gran habilidad que ella tiene a su corta edad.

Con respecto al BLW, un par de tips:
A. La comida debe quedar muy suave, debe poder deshacérseles en las manos.
B. Hay que confiar en las habilidades del bebé: ella en algunas ocasiones hacía arcadas y por supuesto yo me asustaba mucho. En una ocasión inclusive vomitó un trocito que muy probablemente se le había quedado dando vueltas. Esas cosas van a pasar y hay que confiar en el instinto y las habilidades del bebé para escupir de regreso la comida. Pero también es muy importante conocer primeros auxilios. En todo caso, siempre es bueno saber primeros auxilios cuando tenemos niños alrededor. Confiar en el bebé significa también confiar en su capacidad de autoregulación y no obligarlo a comer si no quiere.

Ver: Maniobra de Heimlich en Lactantes

 

Otros apuntes con respecto a la alimentación complementaria:
1. Jugos y caldos, si o no?
Ni los jugos ni los caldos son lo más nutritivo para los bebés. Los jugos tienen menos fibra que la fruta completa y los caldos menos vitaminas que la carne o verduras como tal, pero a mi bebé le encantan… ¿que hacer? Bueno, a veces hay que dejar de querer controlarlo todo, dejar de querer ser perfectas, experimentar y ser libres.

 

2. Lo hecho en casa es mejor.
Yo siempre fui mala cocinera. Me costó mucho y me sigue costando esa rutina de preparar comida 5 veces al día. Mi esposo es mejor en ese sentido, aún así no tenemos los mejores hábitos alimenticios y usualmente comemos mucho fuera… al menos lo hacíamos. Desde que la bebé empezó la alimentación complementaria, nos fuimos obligando a cocinar. Lo más fácil sería darle envasados y cerrar los ojos ante la cantidad de preservantes y azúcares que éstos tienen. Pero desde ir al supermercado, cocinar y por fin sentarnos a comer juntos se ha vuelto un hábito que disfrutamos montones. Usualmente cocinamos y congelamos. Ojalá pudiéramos comer todo fresco pero al menos es hecho en casa, mucho más saludable y económico y además hecho con amor. Mi mamá solía decir que demostraba su amor al tener comida casera y caliente servida para su familia. Ahora entiendo porqué.

Cocinar es uno de los mejores regalos que se le puede dar a quienes amas.

Y ese mercadito, cuánto cuesta?
Y ese mercadito, cuánto cuesta?

3. Cuidado con los alimentos prohibidos y las alergias.
Yo seguí la recomendación de probar un alimento por 3 días inicialmente. A excepción de algunos alimentos muy específicos, los bebés pueden comer de todo, huevo incluído. Curiosamente el banano le dio alergia como a la quinta vez que se lo dimos. Ahora ya no pruebo los alimentos por varios días aunque si procuramos no darle más de una cosa nueva por día.

Alimentos a evitar en menores de un año
Alimentos a evitar

4. La leche es el principal alimento hasta el año.
Eso de que los bebés empiezan a tomar menos leche después de los 3 meses, lo pongo en tela de duda. Mi bebé come y media hora después quiere leche. Tiene 8 meses y hay días que hace 7 tomas. Aunque ella si tiene horas de comida, no tiene horas para tomar. Yo sigo creyendo en la leche a demanda. Si la pide es porque la necesita. Al fin y al cabo la leche es el principal alimento hasta el año de vida según la OMS.

5. Un par de productos chivísimas
Baby bullet. Este producto trae una licuadora, varios contenedores y una bandeja. Lo que me encanta de este producto son justamente los accesorios ya que puedo guardar la comida en porciones pequeñas y alternarla durante la semana, en caso de no tener suficiente tiempo para cocinar y se evita el uso de bolsas plásticas.

Infantino squeeze station. Este producto me encanta por la practicidad. Hago batidos y luego separo: un poquito va a su botella para su dosis diaria de fruta y el resto va en bolsitas para el congelador. Cuando andamos corriendo en la mañana para lograr llegar a tiempo a trabajar, saco la bolsa del congelador y ya tengo lista su merienda. Eso si, procuro reutilizar las bolsas lavándolas con agua tibia.

Poco a poco vamos adaptándonos a toda esta experiencia de comer. Mi bebé es igualita a su papá y a mi. Le encanta la comida y la gente que disfruta del buen comer, es probablemnte la gente más feliz.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *