Amamantar y trabajar si se puede

Amamantar y trabajar: si es posible
Amamantar: una etapa especial de la vida

Amamantar a mi bebé ha sido una de las experiencias más hermosas y especiales de mi vida. No solo la he alimentado con lo mejor que podría ofrecérsele pero también he aprendido mucho en este proceso.

Los beneficios de la leche materna son innumerables. Cada gota está cargada de cientos de nutrientes y anticuerpos. Por eso es que la leche materna salva vidas y protege a los bebés y a las madres contra enfermedades mortales. En cada toma y según la edad, la leche cambia para suplir las necesidades específicas de cada bebé. Ni hablar del vínculo emocional que se crea entre la madre y el bebé. El bebito encuentra en el pecho de su mami no solo alimento pero también calor, seguridad y amor.

Aún así muchísimos bebés a nivel mundial no logran tener al menos 6 meses de lactancia materna exclusiva como recomienda la OMS. En USA, solo 50% de los niños logran esa meta. En mi país Costa Rica, aunque el 97% sale del hospital recibiendo leche materna solo 21% logra llegar a los 6 meses alimentándose exclusivamente de ésta.

Algunos estudios indican que hay un periodo crítico que ocurre al acabarse la licencia de maternidad y regresar al trabajo. Yo misma tuve esa preocupación. Por eso en este post quiero contarles que trabajar y amamantar si es posible y quiero contarles como lo he logrado.

1. La determinación y la perseverancia
Desde el embarazo tenía mucha claridad que deseaba con todas mis fuerzas amamantar. Los primeros días no fue nada fácil. Cuando se me agrietaron los pezones mandé a mi esposo a la farmacia a comprar fórmula porque el dolor me hacía ver estrellas y no creía poder dar la siguiente toma. Sin embargo nunca la usé. Cada vez, me repetía a mi misma la frase ‘yo puedo’. Cuando por fin logramos un agarre correcto y dejó de doler me comprometí realmente con el tema. Leí y pregunté mucho. La lactancia puede llegar a ser cansada, inclusive solitaria como he escrito en una entrada anterior. Mi motivación ha sido pensar no solo en los beneficios que ésta le da a mi hija pero también en que poder lactar solo ocurrirá pocas veces en la vida. La determinación y la perseverancia han sido los motores que me han impulsado.

Leer: La soledad de la maternidad

2. El horario de trabajo
Tuve la bendición de trabajar solo medio tiempo en este primer año de vida de mi hija. Eso significó una baja muy grande en mi salario pero significó también poder dedicar tiempo de calidad y sin duda fue una gran ayuda en el tema de la lactancia. Trabajar medio tiempo, me permitió estar fuera de casa únicamente 6 horas.
En Costa Rica las mujeres tenemos derecho a una hora de lactancia. A pesar de ser ley tuve que sobreponerme a una administración que en principio no me dejó disfrutar mi derecho así como también a tener renovar mi certificado de lactancia cada mes.

 

3. El banco de leche

Trabajar y amamantar: el banco de leche
El banco de leche

Inicié a trabajar mi banco de leche 2 meses antes de regresar al trabajo. Sacaba leche cada mañana al despertar y así hice de la extracción parte de mi rutina diaria. Guardaba mis bolsitas en forma plana en el congelador. Así logré optimizar el espacio y guardar más.

El extractor que utilicé fue el doble eléctrico marca Evenflo. Este fue un regalo de mi cuñada, probablemente el mejor regalo que alguien pudo haberme hecho. El extractor además de tener diferentes velocidades y niveles de succión, funciona con baterías y es bastante rápido.

Utilicé bolsas marca Lansinoh para almacenar la leche. Éstas tienen varias ventajas: pueden almacenarse hasta 6 onzas por bolsa, tienen doble cierre para evitar fugas, tienen una boquilla para verter la leche más fácilmente y tienen una etiqueta para anotar datos de la extracción.

 

4. Vasito entrenador en lugar de chupón

Trabajar y amamantar: Monica y su vasito
El vasito entrenador

La forma en como un bebé succiona del pecho es diferente a la forma en como lo hace de un chupón y en general la forma de sacar la leche del chupón es mucho más fácil. Por eso muchos bebés terminan prefiriendo el chupón.
Durante todo el periodo que estuve en casa, di siempre pecho a demanda. Nunca practicamos a darle leche en botella hasta el día que regresé a trabajar e inmediatamente pasamos del pecho al vasito entrenador. Solamente un par de días después, la bebé se había acostumbrado a su vasito pero seguía prefiriendo el pecho.
Yo usé el vaso de Dr. Browns.

 

5. Extracción diaria

Trabajar y amamantar: extracción diaria
Extracción diaria

Una vez que empecé a trabajar seguí extrayendo leche en forma diaria dos veces al día. Al despertar y en el trabajo. Durante las 6 horas que estaba fuera y antes de que la bebé empezara a comer sólidos, ella tomaba 3 y hasta 4 veces por lo que tener suficiente leche en mi banco fue muy importante.
En el trabajo no tenemos una sala de lactancia. Simplemente cierro la puerta de mi aula aunque a veces es inevitable que gente entre y salga en media extracción.
Durante todos estos meses he cargado el extractor, las mangueras, las copas, las botellas, la hielera y los ice packs. A veces cuando no tengo tiempo en el trabajo me enchufo en el carro y voy extrayendo mientras manejo. De noche lavo todos los implementos y los esterilizo una vez a la semana y aunque suene algo cansado, yo lo convertí en parte de mi rutina.

 

6. Tips para recoger más leche
En realidad, todo eso que la gente dice que se debe tomar para producir más leche parecen ser más mitos que otra cosa.
La única forma de producir más leche es a través de la succión del bebé. La leche nunca se acaba. Si el bebé toma leche ahorita y en una hora vuelve a pedir, la leche volverá a salir.
No se sabe con seguridad cuanta leche sale del pecho cuando el bebé está prendido de éste y lo que sale del extractor no debe ser una medida de referencia de cuánta leche se produce.
Sin embargo hay algunos trucos para que al momento de extraer se pueda recoger más.

A. Después de finalizada la extracción con el extractor, se puede sacar aún más en forma manual. Yo he logrado sacar hasta 1 onza más.

B. Ofrecer solo un pecho durante la noche y extraer del no ofrecido en la mañana. La siguiente noche alternar el pecho.

C. Extraer de un pecho mientras se amamanta del otro.

D. Utilizar recolectores de leche de silicón. Éstos no solo sirven para recolectar la leche que cae en nuestra ropa íntima sino también para evitar el uso de las almohadillas. Así también contaminamos menos.

Cuando veo atrás y pienso en todo lo que he aprendido y cuanto he madurado como persona no puedo negar sentirme increíble. Lo que más le complace es saber que todo lo he hecho por amor.

Estoy convencida que para una lactancia feliz, se necesita 90% de determinación y 10% de producción. Así que, felices lactancias!

 

Leer también: Trabajar cuando se tiene un bebé pequeño

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *