Una historia de amor

Read in english

Este blog nació de una historia de amor, de esas historias que buscas por años vivir pero que de pronto florecen de la noche a la mañana. El y yo nos conocimos en La Vida Loca en Noviembre del 2013. Yo re-tica con mi piel morena y mis bikinis y el re-gringo con sus ojos azules y su pesca.

22 días después, él partió de viaje a visitar a su familia en los Estados Unidos y yo había aceptado un trabajo a 6 horas de aquel polvoriento bar con vista al mar. Cualquiera hubiera pensado que la historia de amor habría llegado a su final aquí, pero lo cierto es que cuando algunas cosas tienen que suceder hasta las estrellas parecen alinearse con ese fin. Así fue como para Febrero del 2015 él había decidido tomar el riesgo e irse conmigo a la ciudad y así fue como dos perfectos desconocidos nos encontramos jugando a la casita al pie de la montaña en un rincón perdido de Acosta. 

Nuestra historia de amor empezó al pie de una montaña

El cuento de fantasía lo vivimos por algunos meses hasta que algunas cosas se complicaron en el trabajo que él había tomado y decidió regresar a vivir a la playa. Mi corazón partido y yo viajábamos todos los viernes 6 horas y los domingos otras 6. Todos los domingos lloraba de tristeza hasta que un buen día lloré de la emoción de saber que mi traslado hacia las tierras cálidas del Pacífico había sido aprobado. Tan sólo una hora después de mi último día de trabajo, estaba yo en la terminal de buses con mi vida reunida en dos grandes maletas lista para reunirme con mi gran amor.

Nos casamos en Diciembre del 2015. Todos estaban tan contentos que de alguna forma quisieron colaborar. Un amigo puso el chancho, otro pagó al músico, un tercero prestó su barco porque no podía haber boda sin tener al mar como testigo. No hubo lista de invitados para la fiesta; todos fueron bienvenidos.

Una boda digna de una historia de amor

Por mucho tiempo, yo había dicho que no quería tener bebés; sin embargo después cambió de opinión. Ahora supongo que tendría que ver con haber encontrado no solo una pareja sino también un padre. En Diciembre del 2016 decidimos que empezar?amos a intentarlo pero yo siempre había escuchado que quienes hemos planificado con pastillas, durábamos más tiempo en conseguir un embarazo. Ya se imaginar?n mi cara cuando el técnico de laboratorio me dio mi positivo. 22 días después de haber dejado la píldora.

El bebé que cambió nuestra historia de amor

Con el nacimiento de Monica hemos aprendido a vivir una nueva fase del amor . Aprender a ser padres no ha sido fácil. No ha sido sencillo aprender uno del otro, ayudarnos, acompañarnos, encontrar un balance entre nuestras diferencias culturales. Lo hacemos lo mejor que podemos recordando siempre ese verso de Benedetti que dice:

si te quiero es porque, sos mi amor mi cómplice y todo; y en la calle codo a codo 

somos mucho más que dos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *