Sin azúcar por un mes!

Read in english
Uno de los propósitos de Año Nuevo más comunes que las personas hacemos es cambiar nuestros hábitos de alimentación o seguir una dieta más balanceada. No se ni cuantas veces hice esa promesa en el pasado, pero en este 2019 la historia ha sido un poco diferente.

El tener a mi bebé Mónica en mi vida fue como un motor de impulso para dejar algunos malos hábitos en el pasado y empezar algunos buenos. Al practicar BLW con ella me obligué a mi misma a cocinar y a servir alimentos en su estado más natural posible. Además, hace un año con el postparto decidí retomar el ejercicio y por añadidura había estado leyendo mucho acerca de cambios positivos en la alimentación que no involucraran dietas súper estrictas y casi imposibles de seguir. Entre esos cambios estaba regular la ingesta de azúcar. Por varios meses logré reducir esa ingesta a lo mínimo y seguir el modelo del plato inteligente, y con esto logré observar muchísimos cambios en mi apariencia y autoestima. Algunos de estos resultados los he estado publicando en Instagram.

Smart plate model
El “plato inteligente”

Después del Año Nuevo apareció en mi feed de Facebook el Reto No Sugar de Miguel Gatica; un reto de 30 días para evitar el azúcar añadido y los edulcorantes.  Decidí darle una oportunidad. A pesar de estar en mi peso ideal quería comprometerme con una causa que beneficiara mi salud y la de mi familia. Además llevé el reto más allá y decidí evitar también el consumo de alcohol y comida chatarra; hacer las 6 comidas, tomar 2 litros de agua y seguir ejercitándome en forma diaria.

El reto en sí mismo fue duro. Tuve que leer cada etiqueta de cada producto que compré en el supermercado y en ocasiones volver a ponerlos en su lugar mientras me alejaba sorprendida por toda una vida de consumo de productos cargados de azúcar. Además tuve que sobrevivir una fiesta infantil, una visita donde mi madre, un tope, el Súper Bowl, el Día de San Valentín y rechazar no se ni cuantas invitaciones de “pecaditos”. 

Al finalizar el reto había:

  • Comprendido los efectos negativos del consumo de azúcar añadido y edulcorantes (más info aquí)
  • Aprendido a seguir una dieta basada en la comida real sin morir de hambre, en otras palabras, aprendí a comer.
  • Leído etiquetas y entendido qué productos realmente eran saludables y cuales eran una estafa en una industria alimenticia que nos mete el azúcar a la fuerza. 
  • Perdido 2 kilos de grasa y 4cm de cintura.
  • Demostrado a mi misma el poder de la fuerza de voluntad lo cual me llenó de felicidad y energía positiva.
  • Aprendido a cocinar algunos “antojitos” saludables.
  • Enseñar a mi bebé a través del ejemplo acerca de la nutrición saludable.
Resultados sin azúcar/ results no sugar

Aprendí y cambié muchísimo en un mes. No faltaron quienes hicieran comentarios sobre mi cuerpo porque la gente siempre tendrá una opinión sobre ellos sobretodo en el postparto. Si ganamos un par de kilos es por descuidadas y si los hemos perdido es porque seguro estamos enfermas o tenemos un desorden alimenticio. Lejos de pretender tener un “cuerpo ideal” y aún sabiendo que me falta mucho camino por recorrer para llegar a mi objetivo, mi propósito de comer mejor y en las porciones adecuadas me ha traído una energía física y emocional increíble, he añadido años de salud a mi vida que podré disfrutarlos con aquellos que amo y eso es más importante que una figura.

Abajo les dejo algunas de las fotos y recetas de “antojitos” sin azúcar que me animé a hacer y que son súper amigables para los peques de la casa. Probados y saboreados todos por la pequeña Mónica!

Como van ustedes con sus propósitos de Año Nuevo?

Leer también: BLW, La transición a la alimentación complementaria
Leer también: La recuperación: 9 meses dentro, 9 meses fuera

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *