El arte de hacerlo todo en la maternidad

Read in english

Siempre hay gente que me pregunta con qué tiempo hago todo lo que hago. Creo que esa es una pregunta frecuente que nos hacen a las mamás. Cuando mi bebé estaba aún de meses solía preguntarme cómo hacían algunas para a medio día tener la ropa lavada, la casa limpia y el almuerzo cocinado y yo apenas me había bañado. Entre más crecen los bebés, más difícil parece ser; más se mueven ellos, más se lastiman, más cosas tienen, más comen y más regueros hay que recoger. El caos se apodera de nuestras casas pero supongo que con el tiempo he aprendido algunos trucos acerca del arte de hacerlo todo en la maternidad.

Prioridades

Lo primero que aprendí fue a establecer prioridades. Primero está la bebé. Esto es en el sentido más amplio de esa frase. Primero come ella, primero está limpia ella, primero está su descanso y primero está dedicarle tiempo a ella antes que a cualquier otra cosa. 

Para mi ha sido difícil quitarme el “chip de maestra” cuando estoy en casa y creo que a muchas mamás también les cuesta quitarse otros “chips”. Sin embargo no pasa mucho tiempo antes de que nos demos cuenta de lo rápido que ellos crecen y de lo importante de aprovechar cada segundo porque cada apapacho es un momento que no volverá.

Hacerlo todo a veces no es posible. Cada apapacho es un momento que no volverá. 
@kimironsphotography

Dedicar tiempo al bebé, estimularlo y jugar no solo fomenta un buen desarrollo integral sino que también hace que ellos coman mejor y duerman mejor y esto garantiza un poco de tiempo libre para uno al final del día. Por eso yo dedico dos días de la semana a asistir a alguna actividad de socialización y al menos uno para pasear (lo bueno de tener la playa en el patio de la casa). 

Dedicar tiempo al bebé es siempre la prioridad @kimironsphotography

Segundo estoy yo

Después del embarazo decidí que volvería a tener una rutina de ejercicio. Este año además del ejercicio (que normalmente lo hago entre las 8 y 9 pm) y del blog decidí también y para agregar más caos a mi vida, buscar tiempo para aprender a coser. Porqué? Porque ya sea por cultura o por instinto, raras veces las mamás nos dedicamos tiempo.

Escribir para mi es terapéutico. El ejercicio libera sustancias que ayudan a prevenir la ansiedad y la depresión y aprender una habilidad nueva y masterizarla aumenta nuestra autoestima. Justamente esas tres actividades de bajo costo y que pueden ser hechas en casa me han ayudado a mantener mi salud mental y mi fuerza y energía renovada. 

Hacerlo todo significa también dedicar tiempo a uno mismo.

Así es como he encontrado canales y blogs de ejercicio y alimentación saludable muy buenos; y así también he estado aprendiendo sobre el mundo de la costura a través de diferentes tutoriales.

Nunca se debe dejar de aprender, porque la vida nunca nos deja de enseñar 

Después viene todo lo demás

Limpiar la casa, cocinar, lavar la la ropa, las innumerables e interminables tareas de la maestra… esa lista de todo lo demás es bastante y aunque la mayoría del tiempo quisiera tener 2 horas más en el día, he puesto en práctica algunos tips para hacer la mayor cantidad posible sin apuros:

-Hacer listas de cosas pendientes.

-Establecer días específicos para ciertas tareas (super mercado, limpieza de la casa, lavado de la ropa).

-Hacer un poco de meal prep.

-Dejar todo la noche anterior organizado.

Parece mucho verdad? La realidad es que si, siempre hay algo que se sacrifica y en que en mi caso es el descanso. Casi nunca duermo más de 6 horas y tomo demasiado café. De vez en cuando también rompo todas las reglas, y simplemente me acurruco a las 7:30 p.m  y me duermo con mi bebé. La flexibilidad para mi es primordial. Es lo único que garantiza a largo plazo no perder la cabeza. 

Pedir ayuda siempre es necesario

A mi ese es un tema que me cuesta demasiado; no tengo modo para solicitarla y muchas veces termino volviendo a hacerlo todo porque nadie hace las cosas como a mi me gusta. A veces termino enojada porque nadie me ayuda aunque tampoco permito que nadie lo haga. Pero la realidad es que todas de alguna u otra manera la necesitamos

Poco a poco he ido soltando, aprendiendo a delegar y también he ido enseñando. Mi esposo es el mejor cocinero y a mi bebé le permito que sus cosas estén a su altura para que así pueda buscarlas y aprender a hacerlas por si misma; A los bebés les encanta imitarnos por eso siempre la incluyo en la rutina de supermercado al guardar los alimentos y en la rutina de lavado al pasar la ropa de la lavadora a la secadora. Probablemente duremos más, pero así vamos formando hábitos de colaboración.

Todas necesitamos ayuda para poder cumplir con todo en la maternidad

 Ser mamá que trabaja fuera de casa no es fácil. Tampoco es fácil ser una mamá que trabaja en casa. Aprender a organizar nuestro tiempo hace definitivamente nuestra vida más fácil. Cómo lo hacen ustedes?

Leer también:

Trabajar cuando se tiene un bebé pequeño

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *