La experiencia Montessori

Read in english

Una de las preguntas que las mamás nos hacemos todo el tiempo es, ¿mi bebé está mejor en casa o mejor en la guardería? Las opiniones van y vienen y solemos preguntar a las madres con más experiencia quienes defienden sus puntos de vista según sus experiencias. Los estudios científicos hablan por sí mismos de cómo el calor, la cercanía y el amor de una madre (o padre) son insustituibles en los primeros años de vida. Inclusive, en los países nórdicos los niños se separan de sus madres mucho más tarde y generalmente sus resultados académicos son superiores.

¿En la guadería o en casa?

¿Que hacemos entonces las madres que trabajamos fuera de casa? Y aún más, ¿que hacemos cuando no tenemos redes familiares cercanas en las cuales confiar el cuido de nuestros niños? 

Durante el primer año de mi bebé, tuve la posibilidad de trabajar únicamente medio tiempo; mi esposo además podía cuidar de ella un par de veces a la semana y pudimos contar con una persona de confianza quien estuvo 100% atenta de sus necesidades básicas durante las pocas horas que me encontraba fuera. 

Sin embargo, el pasado Abril las cosas cambiaron repentinamente y no nos quedó más remedio que la iniciación en el sistema educativo. Ella tenía 18 meses.

¿Cuál escoger y porqué? Habían tantas opciones que por un momento me sentí abrumada. Leí un poco acerca las recomendaciones de valorar la cantidad de niños por cuidador, el tamaño total del grupo y la preparación del profesional y aptitud para establecer una relación de confianza positiva y estimulante.

Así fue como llegamos a Montessori, o a la casa de Pulgarcito como le llamo yo de cariño. Aunque yo había leído un poco acerca de la metodología, no era experta en el tema. 

Que es Montessori en la teoría? 

El objetivo fundamental del método Montessori consiste en ayudar a que cada niño alcance su máximo potencial en todos los ámbitos de la vida.

Montessori se caracteriza por proveer un ambiente preparado: ordenado, estético, simple, real, donde cada elemento tiene su razón de ser en el desarrollo de los niños.

Este ambiente ofrece al niño oportunidades para comprometerse en un trabajo interesante, elegido libremente, que propicia prolongados períodos de concentración que no deben ser interrumpidos.

Los niños trabajan con materiales concretos científicamente diseñados, que brindan las llaves para explorar el mundo y para desarrollar habilidades cognitivas básicas. Los materiales están diseñados para que el niño pueda reconocer el error por sí mismo y hacerse responsable del propio aprendizaje.

En la educación Montessori, hay periodos sensibles. Del nacimiento a los 3 años, nos concentramos entonces en el desarrollo del habla, el movimiento coordinado y la independencia. Esto le dará confianza al niño y le permitirá descubrir su propio potencial y su lugar dentro de una comunidad.

Así las cosas, Montessori me enamoró desde el momento que llegué, no tuve ninguna necesidad de buscar más opciones. Eso si, papá siguió cuidando de nuestra pequeña en casa algunos días de la semana.

Aportes del método Montessori

Los principios Montessori en la práctica

  1. Mi inmensa preocupación inicial era saber como serían cubiertas sus necesidades básicas. Ella estaba tan acostumbrada a tener un adulto sólo para ella que me moritificaba pensar que pasaría cuando tuviera hambre o sueño; o que pasaría cuando quisiera andar alzada todo el día por su cuidador quién también debía atender a otros. Pero Montessori  respetó y celebró su singularidad y su proceso de adaptabilidad. 
  2. En la primera infancia, y especialmente entre los 0 y los 4 años se forman las principales conexiones neuronales, lo que convierte al cerebro en un mecanismo cognitivo moldeable que acomodará los nuevos aprendizajes con mucha mayor facilidad. Después de que mi hija dio sus primeros pasos, comencé a entender como nunca antes, como ella bien podría comerse el mundo entero; su naturaleza era aprender y Montessori me mostró que su potencial y amor por el aprendizaje era enorme, indescriptible. Bastaba con facilitarle algunos materiales, para que de forma inmediata, su cerebro empezara a realizar conexiones y ella se hiciera cargo de su popio aprendizaje. Entonces dejé salir la creatividad de mi maestra interna, para mantener sus manos y cerebro siempre ocupado.
Principios de Motessori

La meta de la educación infantil debería ser activar el deseo natural de los niños de aprender- María Montessori

3. Montessori, fortalece el autocontrol y la independencia y no pasó mucho tiempo antes de que ella empezara a traer a casa habilidades que en un principio algunos pensarían que ella estaba aún muy pequeña para realizar. Pero entonces convertí también mi casa en la casa de Pulgarcito, donde todo pudiera estar a su alcance, donde ella pudiera fortalecer sus habilidades motoras, cognitivas y memoria a largo plazo, donde el tiempo es relativo, porque no importa si duras 3 minutos más si eso lo puedes convertir en una experiencia de aprendizaje. 

Prncipios de Montessori

4. Finalmente, de Montessori he aprendido un nuevo concepto de comunidad y de ayuda mutua que le permite a los niños a aumentar la autoestima en la infancia. Es indudable que los niños viven en una pequeña sociedad en sus aulas Montessori, pero los padres también estamos llamados a siempre repensar nuestro rol de modo que podamos analizar de qué formas podemos trabajar en equipo para desarrollar al máximo las habilidades individuales de nuestros niños.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *